La mente no existe…. by @venusoncrack

La mente no existe. Leer esto probablemente produzca rechazo y nos preguntemos ”¿Cómo que no? si yo ahora mismo estoy pensando”. Hablemos sobre el lenguaje, el dualismo y la enfermedad mental. Otra vez, de la mano de @noruegocanario. ✨abrimos hilo✨

Coloquialmente, se define la mente como algo dentro de nuestra cabeza con entidad propia, independiente del cuerpo y que nos diferencia de los animales. ”Mi mente me dice que…” ”Tengo una mente muy negativa” Y, our personal favorite: ”todo está en la mente” Y… no.❤️

Muchas veces hablamos de cuerpo y mente como dos cosas separadas que funcionan de forma diferente. Desde la oscuridad de los tiempos, hemos situado el origen del comportamiento en nuestro interior: la mente, el alma, la energía y, en tiempos recientes, el cerebro (dualismo).

Desde la ciencia, aunque dos cosas puedan aparentar ser distintas, se asume que se componen por lo mismo (monismo). Ej: el aire y el viento se perciben distintos, pero el viento no es más que aire moviéndose. De igual manera, la mente no es sino un funcionamiento del cuerpo.

Sigmund Freud, cocainómano (😂) y padre del psicoanálisis, intentó explicar el funcionamiento de la mente dividiéndolo en 3 partes: – Consciente (pensamientos accesibles). – Preconsciente (pensamientos a los que podríamos acceder). – Inconsciente (inaccesible).

Como se ve en la imagen, para Freud el agua solo dejaba ver la punta de lo que pensamos (consciente) y el resto estaría oculto, funcionando de manera distinta. Pero el hielo no es más que agua congelada, Y la parte oculta del iceberg… no es más que iceberg.

Ahora, que la mente no exista no significa que no pensemos o que no existan procesos que no sean visibles desde fuera. Lo que pasa es que estos no vienen ”de la nada”, ni los creamos nosotrxs. El pensar viene, de hecho, de nuestra capacidad de tener un lenguaje complejo.

El pensar surge a partir del desarrollo del lenguaje. Lxs bebés no piensan (por lo menos, no de manera verbal y, por ende, no de manera compleja), pero si tienen la capacidad de aprender a hablar. Antes de correr, aprendemos a caminar. Antes de pensar, aprendemos a hablar.

El pensar es lenguaje interiorizado y automatizado. Lxs niñxs pequeñxs, por ejemplo, hablan todo el rato porque no han desarrollado completamente la capacidad de hacerlo internamente. Freixa expone el proceso de interiorización utilizando como ejemplo la lectura:

El pensar son palabras/ imágenes que podemos representar sin que estén delante. Gracias al lenguaje, podemos pensar en el pasado, futuro y lo imaginario. El lenguaje precede el pensamiento complejo y no al revés. Tanto en la historia de cada quien como en la de la humanidad.

A diferencia de otros animales, los seres humanos desarrollamos una capacidad vocal que nos permitió emitir mayor variedad de sonidos que cualquier otra especie. Por ello, podemos hacer casi infinitas combinaciones de palabras y oraciones que nos permiten hablar de más cosas.

La capacidad vocal del chimpancé, por ejemplo, les permite comunicar ”peligro, león”. Lenguaje simple. La nuestra, al ser mayor, podemos comunicar ”aquí hay un león”, ”mañana habrá un león en el lago” y ”el león es nuestro Dios y salvador”. Lenguaje complejo.

El lenguaje complejo de los humanos, por tanto, permite representar el mundo, de manera igualmente compleja, aún sin tener los elementos delante nuestra. Esto, al final, es lo que llamamos ”la mente”, algo aislado del cuerpo y con reglas diferentes… pero no.

A diferencia del comportamiento observable, los pensamientos solo los puede observar las persona que los tiene.* Ahora, la accesibilidad limitada de un fenómeno no cambia el fenómeno en sí. (*No precisamente ”tenemos” pensamientos, sino que pensamos.)

Nuestra conducta, por muy compleja y maravillosa que sea, está regida por leyes, como las de la gravedad. La piel no es una barrera que modifica las leyes del mundo físico. La gravedad afecta el mundo fuera y dentro de la piel (los órganos no son antigravitatorios).

Los pensamientos no causan conductas, son conductas en sí mismas que también deben ser explicadas (de la misma manera que la gravedad no causa gravedad). Pensar lo que pensamos tiene una razón de ser, se explica por nuestra relación con nuestro contexto (pasado y presente).

Tenemos capacidad creativa, no creadora. Es decir, podemos unir elementos de manera original (creatividad) pero no podemos pensar en algo nuevo, como no podemos pensar en un color que no hemos visto (capacidad creadora). Lo que pensamos depende de nuestra experiencia.

Ahora, ¿qué nos dice esto sobre nuestro preciado LiBrE aLbEdRíO? Esto da para otro hilo pero, mientras tanto, les dejamos con una entrada de blog de @ContingencyNull en el blog de @CONDUCTEAM.

conducteam.com/soy-un-sim-la-…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *